Retiro sin costo en Escuela Militar. Por compras sobre 20.000 despacho gratis comunas Gran Santiago. Despacho demora 2-4 días hábiles

6 tendencias del té para 2019


Los consumidores están desarrollando un interés creciente en las variedades de té y ya no están satisfechos con una taza insípida de té inglés.

Aunque el 2017 y 2018 han sido años de descubrimiento del té para un gran grupo de occidentales, hay otros consumidores más experimentados que buscan sabores inesperados y con beneficios funcionales.

Utilizando la base de datos de consultoras de análisis de tendencias hemos elaborado una lista de las tendencias del té para 2019, así que veamos qué es lo que se viene:

1- Sabores audaces:

Los tés con sabores más complejos tienen el potencial de llenar un vacío para aquellos consumidores que buscan alejarse de las bebidas azucaradas, ¡o incluso del alcohol!

A medida que en todo el mundo se adoptan estilos de vida más saludables, aún pueden sentir la sensación de disfrutar de una bebida como este té Rooibos o una receta de té chai con algo de alcohol como el Bubble Vainilla con Bailey.

te cocktail2-Té en cócteles:

El té no está hecho sólo para acompañarlo con masitas a las 5 de la tarde.

Los cócteles con infusiones de hierbas o té se han ido introduciendo constantemente en los menús de los bares más sofisticados de Nueva York, Londres y Madrid.

Y cuando uno prueba algo que le gusta en un bar, inmediatamente desea hacerlo en casa. Así es como se están haciendo cada vez más populares las recetas de cócteles en base a té, que suelen incluir menta, ron , brandy o whisky.

En los últimos eventos de barmans del 2017 y 2018, donde los especialistas (llamados actualmente mixólogos) presentan sus nuevas creaciones, se ha visto una tendencia a la incorporación de hierbas en los cócteles.

El té en estas preparaciones queda muy bien, porque tiene la propiedad de unirse muy bien con el sabor de las hierbas y darles solubilidad en el alcohol.

Así que es cuestión de animarse. Aquí puedes ver lo básico que necesitas para lucirte con tus amigos.

3- El té funcional:

Los alimentos funcionales son aquellos que se fabrican no sólo por sus características nutritivas sino también para cumplir una función específica como puede ser mejorar la salud o reducir el riesgo de contraer enfermedades.

A veces se les agregan componentes biológicamente activos (como a los yogures) o los alimentos mismos poseen sustancias que son beneficiosas para la salud, como minerales, vitaminas, ácidos grasos, fibra alimenticia o antioxidantes, etc.

Este es el caso del té y las infusiones, que poseen comprobados y variados beneficios para la salud.

A pesar de que ciertos efectos del té sobre el organismo se conocen desde hace siglos, en los últimos 5 años ha habido cantidad de estudios que los corroboran.

La difusión de estos estudios, incluyendo el mecanismo exacto de su acción, es lo que ha logrado el boom del té funcional que se espera que se expanda para el 2019. 

La tendencia muestra que el té verde seguirá a la cabeza de los tés funcionales en especial en sus variedades de alta calidad Matcha (molido) y Panfried (tratado con vapor).

4- El té helado:

Las generaciones más jóvenes están dejando de lado las bebidas gaseosas azucaradas, no solamente porque se ha probado su relación con la obesidad sino también por el riesgo asociado de padecer diabetes, síndrome metabólico, algunos tipos de cáncer, osteoporosis, etc.

Este movimiento saludable dio espacio al té y las infusiones de hierbas para que reemplacen las controvertidas bebidas gaseosas. Y especialmente se bebe frío, y si es helado, mucho mejor.

Lo mejor del té helado es que es muy fácil de preparar y no requiere de ningún electrodoméstico especial, como es el caso de los jugos de frutas.

Los milenials y sus sucesores, los centenials quieren conseguir todo bien rápido y el té helado se prepara con ingredientes mínimos y se conserva perfectamente en la heladera.

Se espera que en 2019 sigan experimentando con nuevas recetas de té helado, especialmente con té verde, negro, blanco, té de Jamaica y de menta.

maridaje de té5- El té en el maridaje:

En el 2018 el té comenzó a aparecer en lugares inesperados: como acompañamiento de una tabla de quesos, como maridaje de bebidas en una buena cena e incluso un té frío y brillante en festivales y eventos.

En resumen, el té simple o en mezclas ha comenzado a invadir el dominio tradicional de la comida artesanal, la cerveza, los licores, el café y el vino.

Esta tendencia ha sido adoptada en gran medida por personas que en términos generales describiría como 'geeks del sabor' o innovadores: entienden los orígenes y las técnicas de fabricación, así como el que tienen estos factores en el té y el sabor resultantes.

El objetivo del maridaje con té es lograr una combinación con la comida y potenciar su sabor y aroma.

Los especialistas en café han transferido sus técnicas a la preparación del té, como el vertido y el frío. Los sommeliers sirven té frío en copas de vino.

En los restaurantes, se utiliza para condimentar todo tipo de alimentos, desde helados hasta la carne asada. Los chefs nos enseñan que:

-El té verde marida muy bien con pescados y aves.

-El té negro va muy bien con comidas saladas y picantes y con pastas.

-El té blanco, de sabor más sutil, acompaña bien postres y comidas livianas como el arroz.

-El té rojo suele servirse con alimentos más grasosos como el chocolate o postres muy dulces.

6- Cajas y bolsitas sustentables:

En el 2019 se espera que la conciencia sobre el impacto ambiental que provocan los envases plásticos sea definitivamente mundial.

Hasta hace 4 o 5 años, sólo las personas muy informadas dejaban de comprar alimentos en envases no bio degradables. Actualmente, la mayoría de los consumidores se fijan en aquello que envuelve a lo que van a comer o beber.

Las bolsitas de té de papel, sin componentes plásticos ni fibras industriales son lo que se viene al 2019, así como las cajas sin el celofán que las envolvía en el pasado.

Las nuevas generaciones miran más profundamente antes de comprar y toman decisiones muy distintas a las del siglo pasado.

 

Fuentes: